Acerca de mí

 

 

Soy un nómade del siglo 21 dispuesto a compartir experiencias. Nací y crecí en Montevideo. Siempre me interesaron los viajes y todo lo referente a otras culturas y lugares. Varios años rondó en mi cabeza la idea de una pagina donde pudiera plasmar en textos, fotos y videos, experiencias alrededor del mundo y también trabajos propios. Para mí era como una forma de concretizar sentimientos y pensamientos, para los demás, yo esperaba que fuera como un “viajar a través de los ojos”. Los años pasaron hasta que en julio de 2017 salgo de viaje sin fecha de vuelta y nace el sitio. 

La idea es poder brindar datos útiles para tus viajes además de conocer sobre esos lugares a través de cada post. Lugares turísticos y no turísticos, bellezas de la naturaleza, la gente que vive ahi, las costumbres, lo que piensan y por que lo piensan, como son… o como los encontré yo…

Lo único que espero es que lo que aquí se divulgue le sirva a la gente donde quiera que esté a buscar su camino, que inspire, que haga sentir, que haga pensar…

¿Por qué Caminante?

Cuando me estaba preparando sicológica y materialmente para este viaje recordé un episodio de cuando era niño.

Varios años pasé los veranos en un lugar paradisíaco de Uruguay llamado Cabo Polonio. (Un día habrá un artículo dedicado a Cabo Polonio con grabaciones de archivo personal). El lugar es un cabo adentrado en el atlántico y separado de la carretera por grandes dunas de arena. Se entra con camiones especiales con una gran zorra atrás donde va la gente. En una de tantas idas y venidas, en pleno camino por esa playa extensísima, vemos un tipo caminando al rayo del sol, con la cabeza cubierta con un pañuelo, una mochila y una caja de leche en la mano que iba tomando como si fuera una cerveza. 

En esa época se acostumbraba mucho saludar a la gente que iba caminando, cosa que hice. Sin embargo con este loco sucedió que coincidió la mirada y nos miramos fijamente unos instantes, mientras le daba un trago a la caja de leche. (yo de niño era ademas muy aficionado a la leche). Eso hecho también me llamó la atención, poquísimas veces volví a ver a alguien tomando leche así.

Le pregunte a mi madre ¿quién es ese tipo?. Me intrigaba saber quién era y por qué estaba caminando solo en esa playa tomando leche.

Me dijo: “un caminante”.

Yo interpreté que su oficio, su trabajo, era ese: ser caminante. Su trabajo en el mundo era caminar, y quizás recibiera un sueldo de algún lado, por el hecho de caminar. Me pareció un trabajo muy bueno, como una especie de portador de culturas. El caminante llega a un lugar y cuenta lo que hay, lo que se vive en otros lugares. 

He ahí, la explicación, al final el trabajo me lo quedé yo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *