Mauritania 3/5, Nouakchott

Llegada a Nouakchott

Llegamos a Nouakchott después del mediodía tras 430 kms desde Nouadhibou. Estoy en uno de los peores momentos de la insolación, casi no puedo hablar de la fatiga y me duelen todos los músculos. Concordamos en que un reposo en un hotel estándar es necesario para recuperarme. A la entrada de la ciudad encontramos uno.

hotel nouakchott mauritania pablocaminante - Mauritania 3/5, Nouakchott
Hotel a la entrada de la ciudad de Nouakchott

Me quedo día y medio acostado. El dile va al centro acompañado del muchacho de la recepción que se ofrece para orientarlo a hacer no sé qué trámite. De paso trae algo de comer y medicinas para mí. Paño frío o Poms en la frente. Ducha de agua caliente. Lujo total. El dolor de cabeza es el más fuerte que tuve en mi vida, de verdad. Siento que se me va a destapar el cráneo, prácticamente deseo que me saquen el cerebro que parece que lo tengo a doscientos grados centígrados.

Después del delirio de unas 40 horas, digamos que estoy mejor. Ya no tengo fiebre y el cuerpo no me duele aunque quedaron las secuelas. Estoy con todos los músculos blandos y la cabeza está como cansada.

Consulado de Malí

Vamos hasta el consulado de Mali a hacernos la visa para cuando lleguemos a la frontera. De hecho, si bien Nouakchott estaba de camino, era necesario pasar por acá para hacer este trámite. En el consulado varios afiches invitan a visitar el país. Tienen imágenes del pueblo Dogon, justamente el que nosotros vamos a documentar. Durante el visado, la cónsul maliense nos dice que en ciertas zonas de Mali por dónde nosotros pasaremos no se puede circular por la carretera después de las 18 o 19 horas.

Una pareja que habla castellano sale del edificio al mismo tiempo que nosotros. Ella es de Costa de Marfil y él de España y atraviesan Mali en coche cada vez que van de un país al otro. Hablamos con ellos para saber un poco como es la ruta en Mali. Nos dicen que en general todo les fue bien y han hecho buenos conocidos en su habitual trayecto que coincide con el nuestro en gran medida.

En la caminata ida y vuelta al consulado maliense veo que la arena se acumula en los bordes de las acera. Me doy cuenta que toda la ciudad está construida sobre arena fina y blanda. En el balcón de un hotel medio lujoso se ve una comitiva de diplomáticos o empresarios. Todas la obras públicas las hacen empresas chinas.

arena calle mauritania pablocaminante 1 540x720 - Mauritania 3/5, Nouakchott
La arena se acumula en las calles de Nouakcott

Al volver al hotel llamamos al contacto dogon que tenemos. El dile lo consiguió en un camping en Marruecos. Un maliense le dijo que conocía alguien que podía ayudarle a ingresar a la comunidad para filmar. Se llama Ibrahim y nos dice que no hay problema, que vayamos hasta su pueblo, Ségou, para organizar la filmación. Casualmente Ibrahim tiene una agencia turística, llamada Papillon.

Casamiento

En la noche se escucha una música de tambores cerca de nuestro hotel, como una fiesta. Nos acercamos a ver qué sucede y nos dicen que es un casamiento. Como es la costumbre, son de entrada libre. Bailan mayormente mujeres y los hombres, que son menos, están más bien a los bordes del cúmulo de gente. Mucha alegría. La pareja está en el fondo en un sillón, en una especie de reservado con pocas personas.

Djembé responde a cantante

La banda (senegalesa) toca sin descansar. El cantante tiene en una mano el micrófono y en otra un papel con las letras de lo que canta. Son canciones largas, a la africana. Sus recitaciones parece que invitan a la ofrenda. La gente se acerca bailando y deja billetes cerca de él, o se los pegan en la frente. Un chico se encarga de recoger el dinero esparcido en el suelo. La música es genial y la alegría enorme. Se come pollo en bandejas repartidas entre la gente. Abunda el colorido en los vestidos de las mujeres. Tremenda fiesta llena de buena energía.

Al otro día nos vamos de Nouakchott. La salida de la ciudad es mucho más lenta de lo que creíamos. El tráfico abunda en todas direcciones. Una explanada con puestos de frutas, verduras, galletas. Vendedores ambulantes al costado de la ruta. Avanzamos lentamente acompañando la velocidad general. Por donde pasamos nos miran. Somos los únicos blancos en miles y miles de personas. Me quedo con ganas de conocer más zonas de la ciudad.

Creo que demoramos toda la mañana en salir. Ahora comienza un trayecto del que no sabemos el estado de la ruta y si hay suficientes puestos de gasolina y alimentos para susbsistir. Por las dudas, vamos con reservas.

Todo el tramo de acceso a la carretera está en obras y hay que tomar un camino que está justo al lado, de arena. La idea es dejar de ir hacia el sur y dirigirnos hacia el este. Darle la espalda al mar y meternos desierto adentro hasta Gogui, paso fronterizo con Mali en pleno Sahel, la franja de transición entre el desierto y la sabana.

<<<<<<<<CAPÍTULO ANTERIOR: MAURITANIA 2/5, Nouadhibou a Nouakchott<<<<<<<<

>>>>>>>>CAPÍTULO SIGUIENTE: MAURITANIA 4/5, Nouakchott a Gogui>>>>>>>>

obras carreteras mauritania pablocaminante - Mauritania 3/5, Nouakchott
Carretera a la salida de Nouakchott

One Comment on “Mauritania 3/5, Nouakchott”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *