Yryapú – Comunidad Guaraní en Puerto Iguazú (Argentina)

0 Flares Facebook 0 LinkedIn 0 Filament.io 0 Flares ×

La triple frontera de Iguazú es la zona cercana a las famosas Cataratas de Iguazú donde confluyen Paraguay, Arrgentina y Brasil. En la región de la cuenca del río de la plata utilizamos muchas palabras que en español no significan nada, generalmente para nombrar lugares y ríos, pero que sí tienen un significado en guaraní, mejor dicho fue adoptado el concepto, se terminó unificando en una palabra y hoy utilizamos esas palabras sin saber qué significan realmente. En eso pensaba yo cuando me iba acercando a la zona de Iguazú, que su traducción fiel sería Agua Grande. “Y” significa AGUA + “Guazú” que significa GRANDE, el agua grande.

Puerto Iguazú es el mas chico de los tres centros urbanos de la triple frontera. Es un pueblo que vive prácticamente del turismo. En la terminal de ómnibus se consigue para ir a Brasil (25 pesos argentinos), a Paraguay, a las Cataratas. En la terminal hay tambien un puesto de info turística. Hay varios hostels. Enfrente a la terminal hay uno pero caro, 300 argentinos la noche. Caminando por calle Córdoba hacia abajo se encuentran mas económicos. Yo me quede en Rey Hostel, por unos 170 pesos, con desayuno. Buena onda el lugar y el dueño Ariel proclive a la conversación y a ayudarte en lo que precises.

En la zona céntrica del pueblo podemos encontrar todas las tiendas con souvenirs y restaurantes de corte universal.

Cosas para hacer cerca: Parque de las Cataratas de Iguazú, caminar hasta el Hito de las Tres Fronteras, visitar alguna comunidad guaraní.

Comunidad Guaraní

Caminando hacia el hito (punto exacto donde confluyen las tres fronteras) vi en un mapa que marcaba la presencia de comunidades guaraníes (concretamente decía “Comunidades aborígenes”) justo a la salida del pueblo. Al otro día, en el bus hacia cataratas se sentó al lado mio un fotógrafo que trabajaba sacando las fotos en la Garganta del Diablo. Le pregunté sobre si era posible ir allí y me dijo que sí, pero que había guías. Le pregunté si estaban marginados o como era la situación a lo que me respondió que no, que ellos allí tenían escuela, incluso cobraban un sueldo del estado, etc. Que simplemente administraban mal lo que les daban y por eso estaban bien quince días y el resto del mes no… Más allá del lo superficiario que puede resultar ir a ver una comunidad a la cual te lleva un guía, quise ir. Era algo que esperaba poder hacer. Otros muchachos del hostel tambien me confirmaron que había que pagar para visitar. Me informé y supe que había dos: Yryapú y Mbororé. Todas estas conversaciones dónde yo buscaba informarme estaban teñidas de discriminación hacia ellos, aunque sin muchos fundamentos, solo por su condición de “indios”. Como estuve pocos días en Puerto Iguazú volví desde Foz (lado brasilero) especialmente a eso. Me bajo del bus a la entrada del pueblo y camino el kilómetro y medio hasta que llegué a la comunidad de Yryapú (Mbororé estaba más lejos). Resultó una visita a la que quizás yo le había puesto cierta expectativa. Predomina la idea ilusa del turismo indígena, donde uno entra en contacto y conoce de primera mano pero la realidad es otra y bastante triste. La invasión española aún no se ha resuelto después de 500 años y la gente sigue luchando por un lugar dónde vivir. El estado les asignó hace diez años un lugar mucho menor del que habitaban, construyó hoteles dónde ellos antes vivían, les dio una casa, una escuela, algo de plata y basta. Finalmente termina funcionando como un pueblo donde al llegar a los 18 el joven decide si quedarse y vivir del turismo, artesanías y auto cultivo o salir de la comunidad. Las posibilidades de desarrollo son casi nulas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *